Crisis en el fútbol mexicano: Yon de Luisa renuncia a la presidencia de la Federación Mexicana
Yon de Luisa, presidente de la Federación Mexicana de Fútbol, ​​el 1 de diciembre en Qatar.JUNG YEON-JE (AFP)

El fútbol mexicano ha entrado en una espiral de caos. Yon de Luisa renunció como presidente de la Federación Mexicana de Fútbol. El técnico lo confirmó este miércoles en un comunicado tras comunicar su decisión a los dueños de los clubes de la Primera División mexicana. De Luisa ha decidido dar un paso al costado tras la reestructuración de la institución en la que, según había informado a finales de enero, iba a sacar de raíz todos los problemas del fútbol mexicano. La incertidumbre se ha apoderado de una Federación que tenía el reto de crecer de cara al Mundial de 2026, a organizarse entre México, Estados Unidos y Canadá.

El 10 de febrero, Diego Cocca fue anunciado como entrenador de México. La decisión la tomó un comité integrado por los dueños de los clubes Emilio Azcárraga (Televisa-Club América), Amaury Vergara (Chivas), Jorgealberto Hank (Tijuana), Ernesto Tinajero (Necaxa) y Alejandro Irarragorri (Santos Laguna y Atlas) , además del propio De Luisa. Este grupo de directivos fue creado a principios de 2023 y dejó de lado a los dirigentes de mayor peso deportivo, como los Martínez de Grupo Pachuca. El nombramiento de Cocca dividió al comité y al resto de propietarios del club que querían apostar por los proyectos de Marcelo Bielsa o el del uruguayo Guillermo Almada. De Luisa había advertido que se querían tomar todo el tiempo para elegir al candidato ideal porque en el proceso de 2019 a 2022 con Gerardo Martino porque “nos faltaba tener un entrenador que conozca a fondo al jugador mexicano”. E incluso reconoció que uno de sus grandes errores fue confiar en un entrenador que hacía “experimentos” en partidos cruciales, un claro dardo a la gestión de Martino. De Luisa no estuvo el día de la presentación de Cocca ni se pronunció al respecto.

El proceso del Tata Martino significó el proyecto estrella de Yon de Luisa, quien asumió el cargo en 2018. Su gran decisión fue buscar un técnico de alto nivel para que el Tri diera el salto a Qatar 2022. Eso estuvo lejos de suceder cuando en 2019 , eligió al ex estratega del Barcelona. Antes de asumir el cargo, De Luisa era uno de los empleados de alto nivel de Televisa, donde estuvo a cargo de su sección de deportes y también estuvo involucrado en América de Azcárraga. El momento álgido del técnico fue cuando se convirtió en el vocero de la candidatura de México, Estados Unidos y Canadá para organizar la Copa del Mundo 2026. El fracaso de la selección mexicana en el Mundial de Qatar, donde cayó en la fase de grupos, puso a De Luisa en un limbo, aunque se resistió a dimitir. Días antes de que El Tri debutara en el Mundial, el técnico avisó a EL PAÍS de sus dudas sobre el rendimiento del conjunto de Martino: “Por México, juega el cuarto partido [el de octavos de final] Ya es un éxito”. El comunicado dejaba claro que el ansiado objetivo de llegar a cuartos de final, el quinto partido, estaba arruinado y que sabía que era difícil competir contra Argentina, Polonia y Arabia Saudita. Realismo o mediocridad, pero México registró su mayor fracaso mundialista en 44 años, fue un duro revés para los principales patrocinadores y, sobre todo, para las televisoras (Televisa y TV Azteca).

Además de lo ocurrido en Qatar, a la dirección de Yon De Luisa le pesa que la selección menor no clasificó a los Juegos Olímpicos de París 2024 ni al Mundial Sub 20. La selección absoluta perdió una Copa Oro y una Liga de Naciones ante Estados Unidos, su máximo rival. En cuanto a la selección femenina, el Tri tampoco consiguió su boleto al Mundial de este año. Sus únicos logros fueron la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Tokio y gestionar el regreso de México y Concacaf a la Copa América 2024. La lucha por definir al técnico de México y la relación con los demás directivos precipitaron la salida de Yon From Louisa.

De Luisa deja al fútbol mexicano en decadencia y sin un camino claro. La asamblea de dueños de los clubes mexicanos deberá buscar un reemplazo en mayo. Otro de los dirigentes que tiene en la mira su gestión es Mikel Arriola, presidente de la Liga MX. El excandidato del PRI a gobernar la Ciudad de México llegó en 2020 para liderar la liga doméstica mexicana, donde aún busca revivir los ascensos y descensos, darle una oportunidad real a los jóvenes y limitar la violencia en las gradas. Arriola ha sido cuestionado sobre su conocimiento sobre el fútbol mexicano y las pocas medidas para elevar el nivel de competencia.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país