El gobierno de López Obrador asegura que hubo fraude en la compra del software espía Pegasus

“Hubo fraude”. El titular de la Unidad de Información Financiera (UIF), Pablo Gómez, subrayó este viernes, durante la conferencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, que México pagó una prima por la compra del Software Espía de Pegaso, realizado en Administraciones anteriores. Al presentar la causa judicial contra Genaro García Luna, la prensa cuestionó a Gómez que su departamento no respetó la orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que le exigía hacer públicos los contratos para la adquisición del programa. El titular de la UIF aseguró que no es su responsabilidad hacerlo y aseguró que no lo harán para no exponer una tecnología que utilizan. Según dijo, era “una cuestión de seguridad nacional”. Lo que sí puede señalar, agregó, es el costo adicional que se pagó.

“No somos la autoridad que debe publicar los contratos, porque obviamente nosotros no firmamos ningún contrato, la autoridad nos muestra los contratos y hacemos un análisis, no sólo de esos contratos sino de las transacciones financieras que involucran los pagos. “, dijo Gómez al ser consultado sobre el fallo de la Corte. A principios de febrero, el pleno del máximo tribunal de justicia del país ordenó a la UIF hacer pública toda la información que tuviera sobre la contratación del malware por la empresa israelí Grupo OSN. “No hay el más mínimo problema, ni nunca lo ha habido, en facilitar datos relevantes sobre el tema Pegasus”, aseguró, aunque admitió que no lo harán para no exponer su tecnología de investigación.

La UIF, señaló Gómez, “ha creado una tecnología propia adecuada a las facultades legales que tiene, al hecho de que recibe cientos y miles de informes y alertas todos los días, en una estructura electrónica compleja”. “Nos piden que mostremos el diagnóstico. ¿Qué contiene el diagnóstico? El diagnóstico se refiere a la tecnología que utiliza la UIF en sus actividades correspondientes. Esta tecnología no es pública ni puede serlo, es por definición y sin mucho que decir, una cuestión de seguridad nacional”, añadió.

Sin embargo, lo que sí puede hacer público, es decir “lo que corresponde a la UIF”, son los elementos para documentar que “los equipos adquiridos estaban sobrevaluados, hubo fraude. “Se compró por más de su valor”. Al menos dos personas han solicitado a través del Instituto Nacional de Transparencia y Acceso a la Información la divulgación del expediente del caso Pegasus. Las autoridades competentes aceptaron las solicitudes. “La forma en que se utilizaron estos equipos obviamente no corresponde a la UIF, sino a otras autoridades. Y hay un expediente de investigación abierto en la FGR”, señaló el titular de la dependencia.

México fue uno de los países que más utilizó a Pegasus para espiar a cientos de figuras públicas, políticos y periodistas. Hasta la llegada de López Obrador al poder se sabía que había sido utilizado masivamente durante los gobiernos de Felipe Calderón (2006-2012) y Enrique Peña Nieto (2012-2018). El nuevo sexenio llegó con la promesa de que terminaría. Sin embargo, investigaciones periodísticas revelaron que el programa de espionaje continuó utilizándose durante el actual gobierno. Sobre la adquisición en los últimos años casi no se han revelado datos.

Registrate aquí al newsletter de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país