La batalla política para atraer una ‘megafábrica’ de Tesla a México: ¿Nuevo León o Hidalgo?

Frente a una pila de bloques de cemento, con el sol en los ojos, el gobernador de Nuevo León, Samuel García, posó para las cámaras en el terreno que será una fábrica de computadores. La empresa Noah Itech es una de varias empresas tecnológicas que abastecen a Tesla, la pionera de los autos eléctricos a nivel mundial, y que el pasado mes de enero, con esta ceremonia, celebró formalmente su llegada a México. “Este anuncio me sirve por tres motivos”, dijo García en el parque industrial Vynmsa, “uno, para confirmar que invirtieron en el mejor estado para invertir; segundo, el compromiso de realizar todas las obras públicas necesarias para contar con la mejor infraestructura; y tercero, no dejar de presumir Nuevo León al mundo entero”. Su oferta va más allá de la retórica. Además de las garantías legales, García ofrece a las empresas extranjeras que se instalen en su estado cruzar uno de los puentes fronterizos sin peaje. Estos costos corren a cargo de Nuevo León.

La llegada de Noah Itech es parte de un efecto dominó desencadenado por Tesla a fines de 2021, cuando el CEO Elon Musk logró trasladar sus operaciones de Palo Alto, California, a Austin. Uno de los grandes incentivos que Texas ofrece a las empresas son los bajos impuestos. En ese país, como en México, los Estados compiten por la inversión de las corporaciones, que generan empleos y ofrecen el mayor estímulo posible. Los recursos de Tesla se encuentran entre los más codiciados, ya que es una empresa con tecnología propia que emplea a profesionales bien capacitados e innovadores con salarios competitivos.

Desde 2021 a la fecha, muchas de las empresas que abastecen y abastecen a Tesla como parte de su cadena de valor también se han movido para estar más cerca de la nueva operación en Texas. Esto creó oportunidades al sur de la frontera en Nuevo León, donde la mano de obra es más barata que en los Estados Unidos y la infraestructura es relativamente buena. Es por eso que cuando Musk anunció en agosto del año pasado que quiere abrir una nueva fábrica gigante, Nuevo León surgió como una opción viable. Según medios locales, la construcción de la fábrica requirió un área de 800 hectáreas y una inversión de más de 10.000 millones de dólares en diferentes etapas. Tras una discreta visita de Musk a la capital Monterrey en octubre del año pasado, el Gobernador pidió “paciencia” a los medios de comunicación al preguntar sobre una posible inversión de Tesla en el Estado, diciendo que no podía pronunciarse sobre el tema.

Ahora, la historia de la posible fábrica de Tesla en México se ha volcado a la arena política. Primero, dijo a la agencia el 31 de enero el portavoz de la presidencia, Jesús Ramírez. Reuters que Tesla está considerando ubicar cerca de una de las obras emblemáticas del presidente Andrés Manuel López Obrador, el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA). Reuters También citó en su informe a un funcionario del gobierno, quien aseguró que le habían mostrado el sitio, pero la empresa no había brindado información sobre su plan.

Este miércoles, al ser consultado sobre Tesla, el presidente López Obrador confirmó brevemente la competencia entre estados por la inversión. “Hay dos posibilidades, según me han informado, que se instale en Nuevo León o en Hidalgo, muy cerca del Aeropuerto Felipe Ángeles”. Que Tesla se beneficiaría de estar cerca de un aeropuerto no está claro. En Nuevo León, la empresa ya tiene un carril exclusivo en el puente fronterizo con Colombia y el gobierno estatal le ofreció un segundo carril como parte del paquete de incentivos, según una fuente con conocimiento de las negociaciones.

El secretario de Desarrollo Económico de Hidalgo, Carlos Henkel Escorza, ha confirmado que han estado en contacto con ejecutivos de Tesla para atraer esta megaplanta a su territorio. Aunque por motivos de confidencialidad el funcionario no puede compartir los detalles de las negociaciones, ha confirmado a EL PAÍS que se han ofrecido incentivos a la firma y que esperan una respuesta no más tarde del próximo mes de abril. “No puedo dar más detalles, pero siempre habrá incentivos para cualquier empresa que venga a nuestro Estado a invertir, para nosotros es muy importante detonar la zona industrial. Hoy tenemos redes de conectividad muy importantes y la instalación del nuevo aeropuerto Felipe Ángeles y el decreto que acaba de dar nuestro presidente López Obrador para la carga del Felipe Ángeles nos pone en una posición donde va a haber un gran impulso al tema logístico en nuestro Estado.” , se refiere.

Henkel Escorza también garantiza que contarán con el suministro eléctrico y el terreno necesario para albergar una megainversión como Musk. “Hoy tenemos la propiedad de más de 900 hectáreas en el municipio de Zapotlán de Amores y 600 hectáreas en el parque industrial Platah y con las grandes vías de comunicación a la Ciudad de México, se avanza en la infraestructura eléctrica, esto nos da la oportunidad para recibir grandes empresas”, agrega.Preguntado si su lejanía de la frontera norte es una desventaja frente a otras propuestas como la de Nuevo León, el secretario asegura que serán los analistas de la empresa quienes tendrán la última palabra.

El trasfondo de Trump

Lo que ha hecho la presidencia mexicana al publicitar esta competencia por la inversión es visibilizar una puja que suele darse a puerta cerrada y López Obrador no es el primer presidente en hacerlo. En 2016, el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, criticó a la automotriz Ford por su intención de abrir una planta ensambladora en México, lo que habría generado 700 empleos. Ante la presión presidencial, Ford canceló sus planes en México y anunció la apertura de una planta en el Estado de Michigan.

José Zozaya, presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), celebra la competencia regional que se ha desatado en el interior del país para captar esta megainversión en su territorio. “La competencia entre Estados los obliga a ser más eficientes, a un mayor respeto por el Estado de Derecho”, comenta.

El líder de la AMIA reconoce que a pesar de las ventajas competitivas que ya tiene el país para atraer este tipo de proyectos, como la ubicación geográfica estratégica, la infraestructura y la mano de obra calificada, el Gobierno aún debe trabajar en una mayor promoción de la inversión, incentivos y garantías de insumos como la electricidad. “En algunas regiones del país me han hablado de algunas ciudades donde ya no están recibiendo otra planta porque no tienen capacidad eléctrica, pero es importante que México siga aumentando su capacidad de generación eléctrica. El Gobierno debería ser mucho más promotor de la inversión con más incentivos. Es lamentable que veamos que algunas plantas se han ido a EE.UU. a pesar de que estaban pensando en México”, zanja.

Para Fernando Turner, director ejecutivo de Katcon, fabricante de sistemas de escape y convertidores catalíticos en Nuevo León, aún hay temas pendientes para que tanto la Administración federal como los gobiernos locales consideren si aterrizar o no en México. Los mayores rezagos, advierte, están relacionados con la disponibilidad de financiamiento, la falta de una política tecnológica de punta y mayor infraestructura, incluyendo en este último punto, el suministro eléctrico. “La CFE es la encargada de la transmisión de energía eléctrica y los empresarios temen que no haya energía eléctrica, eso quitaría muchas dudas a los inversionistas. Por ahora todavía hay suministro de energía eléctrica, pero existe la preocupación de si en el futuro habrá suministro para todos”, comenta. Mientras los líderes de la industria hacen sus apuestas sobre dónde se ubicará en México el segundo hombre más rico del planeta, él se niega a comentar sobre este proyecto.

Musk ahora se encuentra en una posición difícil: si sigue adelante con sus planes de ubicarse en Nuevo León, podría irritar a López Obrador, un presidente que habitualmente critica a las empresas, extranjeras y locales, durante sus conferencias de prensa diarias. Las consultoras empresariales advierten desde hace años que esta práctica ha endurecido el clima de negocios, generando desconfianza entre los inversionistas. Tesla pretende aumentar su producción en 20 millones de vehículos eléctricos para finales de la década, lo que requiere la instalación de unas ocho megaplantas, y México no quiere quedarse fuera de esta ambiciosa meta.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país

Suscríbete para seguir leyendo

Leer sin limites