La crisis interna del INE provoca una cascada de renuncias de altos funcionarios

La innegable división al interior del consejo general del Instituto Nacional Electoral (INE) ha desencadenado una crisis cada vez más profunda. En plena organización de las elecciones de 2024, una cascada de dimisiones de altos funcionarios en los últimos meses ha hecho saltar las alarmas y ha encomendado al organismo la tarea de aportar certidumbre al proceso en el que se elegirán más de 20.000 escaños a los ojos del público. . tres niveles de gobierno. El origen del conflicto es la división del organismo en dos grupos. Personas cercanas a la nueva presidenta, Guadalupe Taddei, y otros seis concejales de la ciudad se han convertido en el muro de contención de las decisiones y nombramientos del presidente.

Las dos últimas renuncias no son insignificantes: Jorge Humberto Torres, jefe de la Unidad Técnica de Servicios de Información, cargo clave que, entre otras cosas, asegura el funcionamiento del Programa de Resultados Preliminares Electorales (PREP), sistema que emite los primeros números de las elecciones a nivel federal el mismo día del día. Carmen Pumarino, jefa de la dirección ejecutiva del Servicio Electoral Profesional Nacional, responsable de dirigir el ingreso, selección, capacitación, profesionalización, promoción, rotación, evaluación y retención de los operadores de carrera en el servicio electoral profesional, quienes en la práctica realizan las elecciones posibles.

Esta es la segunda vez en los últimos ocho meses que se producen renuncias masivas en la institución. El primero se registró tras la toma de posesión, el 3 de abril, de la consejera presidencial Guadalupe Taddei, elegida por sorteo ante la falta de consenso entre la oposición y la mayoría de Morena en la Cámara de Diputados. En ese momento una docena de funcionarios abandonaron sus puestos. Hasta la fecha, estas direcciones estratégicas continúan acéfalas, dirigidas por directivos de oficio sin la legitimidad que les otorga la mayoría de votos del Consejo General del INE. Entre las renuncias más importantes se encuentran las de los titulares de la Secretaría Ejecutiva, que dejó vacante Edmundo Jacobo Molina; de la Unidad Técnica de Control que preside Jacqueline Vargas y de la Unidad Técnica de Conflicto Electoral que preside Gabriel Mendoza.

Edmundo Jacobo Molina, entonces secretario ejecutivo del INE, en junio de 2022.Mario Jasso (Cuartoscuro)

En agosto pasado, Ignacio Ruelas presentó su renuncia al cargo de director administrativo del INE luego de tres meses en el cargo, alegando motivos de salud. Sin embargo, el funcionario con 33 años de servicio en distintos sectores del instituto, aclaró en declaraciones a medios locales que su renuncia se debió a otros motivos. “Renuncié porque me querían convertir en sicario administrativo del INE y eso no me conviene”, dijo a medios digitales.

Con la salida del titular del sector TI se suman nueve vacantes en el consejo general ejecutivo encargado de la organización del INE y por ende del proceso electoral en curso. Las propuestas del consejero presidente sobre la propiedad de la secretaría ejecutiva estratégica no obtuvieron el apoyo de la mayoría de los consejeros electorales. Por este motivo este puesto, junto con otros 10, sigue desempeñando funciones de director de oficina, cargos en los que Taddei tiene autoridad.

Ante la renuncia del gerente de TI del organismo electoral, renunció Jorge Alberto Gutiérrez, director de Proyectos e Innovación Tecnológica de esta área, encargado de coordinar el PREP durante ocho años y con diez años de experiencia en el instituto. En su lugar fue designado Javier Chávez, exfuncionario de varias administraciones de Morena a nivel local. En la lista también está el director de sistemas de esta unidad, Armando Calleja, quien fue responsable de los proyectos tecnológicos más importantes de esa área donde permaneció durante 16 años. Estas dimisiones se producen tras discusiones entre los dos grupos de asesores electorales, tras la aprobación del acuerdo que pone fin al trabajo con los responsables de las oficinas de las direcciones ejecutivas.

A pesar de los intentos de restarle importancia, la bomba de tiempo explotó en las manos de Taddei. El pasado viernes se trasladaron al público las denuncias al presidente concejal que habían permanecido en privado. Los seis concejales que se han convertido en el muro de contención de las decisiones y nombramientos de la presidencia de la organización. Claudia Zavala, Dannia Ravel, Carla Humphrey, Martín Faz, Angel Rivera y Arturo Castillo, aprobaron un acuerdo con el que invitan al presidente a presentar propuestas y desbloquear los nombramientos de directores ejecutivos en un plazo de 30 días. Además, han establecido bloques para la asignación de despachos de la Secretaría Ejecutiva, direcciones, unidades técnicas y coordinaciones.

Jaime Rivera y Carla Humphrey hablan durante una sesión del INE el 9 de noviembre.Rogelio Morales Ponce (Cuartoscuro)

La organización se divide en dos grupos. La de los concejales vinculados a Taddei, que integran Norma de la Cruz, Rita Bell López, Jorge Montaño y Uuc-kib Espadas; y el bloque de contención fueron descubiertos.

“Algunas de estas vacantes fueron generadas no sólo por la voluntad de quienes dejaron el cargo, sino también por presiones directas o indirectas o por condiciones inadecuadas que se crearon en su entorno que les impidió ejercer el cargo para quienes fueron designados”. dijo el concejal Jaime Rivera. Espadas advirtió que la propuesta significa un colapso del orden constitucional. “No vale forzar interpretaciones jurídicas y constitucionales”, dijo. La respuesta no se hizo esperar: “No sólo es falsa, es desproporcionada, es una expresión vulgar que dificulta el diálogo”, dijo Rivera.

Guadalupe Taddei y Norma Cruz, 16 de diciembre.Rogelio Morales Ponce (Cuartoscuro)

En esta situación, el debate continuó y se prolongó hasta el sábado. En este desacuerdo intervino Lorenzo Córdova, así como en el discurso de que el pasado es responsable de lo que sucede en el presente. Taddei acusó a la administración anterior de dejarlo con un INE “robado”. “No está mal el cuento, llevamos ni tres meses con unidades directivas y técnicas acéfalas, desde que se fue la administración anterior prácticamente se fue todo el mundo y a esta la robaron, si se me permite decirlo, ¿no? en total desolación” Se defendió el presidente del instituto.

Registrate aquí al boletín de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país