Los diputados avalan que la Secretaría de Gobernación controle los datos biométricos de los mexicanos
Dos hombres usan sus teléfonos móviles en el centro de la Ciudad de México.Galo Cañas (CUARTO OSCURO)

La Cámara de Diputados aprobó este martes la Ley General para el Funcionamiento de los Registros Civiles con 311 votos a favor de Morena, el PRI, el Partido Verde y el PT; 131 en contra del PAN y 17 abstenciones del PRD. La medida otorga a la Secretaría de Gobernación la facultad de controlar la información personal de los ciudadanos mexicanos, incluidos los datos biométricos: características únicas como huellas dactilares, iris, retina, forma del rostro o voz. La norma ha despertado polémica y ha puesto en alerta a un sector de la oposición y organizaciones civiles, que ven con recelo la concentración de estos datos en un solo organismo y argumentan que puede vulnerar el derecho a la privacidad.

La votación de la Cámara, que deberá ser refrendada en el Senado, implica la creación de un nuevo organismo, el Consejo Nacional del Registro Civil, que estará bajo el control del Ministerio del Interior. La nueva institución integrará todos los Registros Civiles del país —32, uno por cada Estado— y tendrá, en la práctica, el monopolio de los datos biométricos y otros datos personales básicos como nombre, apellido, sexo, lugar y fecha de nacimiento, nacionalidad y CURP (Clave Única de Registro de Población).

El Ministerio del Interior, presidido por el morenista Adán Augusto López, defiende que la norma “es un nuevo paso en la transformación del país”. “Es necesario mencionar que esta nueva legislación tiene por objeto garantizar el derecho a la identidad de las personas y el acceso a los servicios que brinda el Registro Civil; así como los documentos y registros en que conste su personalidad jurídica; además de establecer los mecanismos para garantizar el derecho de todo mexicano a ser registrado después de su nacimiento. Asimismo, se determinan las normas, bases y principios que armonizan y uniforman la organización, funcionamiento y procedimientos de los Registros Civiles en el territorio nacional, y en el extranjero. asegura la entidad en un comunicado.

Para sus detractores, sin embargo, la ley no solo representa una amenaza al derecho a la privacidad ya los datos personales de la población. Asimismo, según el diputado panista Marco Humberto Aguilar, representa una incursión del Gobierno Federal en la jurisdicción que corresponde a las administraciones de cada Estado. Según Aguilar, la medida se opone a dos artículos constitucionales, el 4 y el 73. Otra diputada del mismo partido, María Elena Pérez Jaén, propuso una moción de suspensión de la norma, que fue rechazada, e instó a revisar el fallo. por el riesgo que supone para la vulneración de los datos de población.

Los datos biométricos constituyen información sensible, utilizada, por ejemplo, por bancos u hospitales para proteger a sus usuarios y prevenir el robo de identidad o el fraude. en documentos oficiales. La ley aprobada por la Cámara no especifica qué datos específicos tendrá en su poder la Secretaría, cómo serán almacenados o cómo podrán ser consultados y resguardados.

Pablo Amílcar Sandoval, diputado de Morena, también propuso una salvedad que fue aprobada, consistente en incluir “medidas de seguridad de carácter administrativo, físico y técnico para la protección de los datos personales, en especial los datos biométricos, a fin de evitar su daño, pérdida, alteración, destrucción, uso, acceso o tratamiento no autorizados”.

No es la primera vez que el debate sobre la sensibilidad de los datos biométricos llega a la política mexicana. Similares reacciones provocó el proyecto de Registro Nacional de Usuarios de Teléfonos Móviles, aprobado en el Senado en abril de 2021 y declarado inconstitucional un año después por la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Entonces, se propuso crear una base de datos con la información de los usuarios de teléfonos móviles, incluyendo datos biométricos, algo que calificó el PAN como “un ataque a la privacidad de las personas” y una violación de los derechos humanos.

El Ministerio del Interior ahora tendrá la capacidad de emitir certificados de nacimiento, matrimonio, defunción, adopción y cualquier trámite relacionado con la identidad. También se crea el Sistema Nacional de Registro e Identidad, una nueva herramienta informática que facilitará la realización de estos procesos. El comunicado de la entidad también especifica que el nuevo sistema incluirá también a “sujetos pertenecientes a pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas, y de todo tipo de diversidad, quienes podrán acceder a los servicios que ofrece el Registro Civil sin obstáculos, sin fronteras”. barreras, sin burocracia y sin requisitos innecesarios como la apostilla o la legalización”.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país