México bate récords como destino y origen de migración en 2022

México es un país en tránsito: origen y destino de procesos migratorios que han alcanzado cifras récord durante 2022, según datos que maneja la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) de las Naciones Unidas. A partir de 2020, la nación norteamericana se ha convertido en la segunda del mundo en ver a su población marchar más allá de sus fronteras, solo superada por India. Todo ello a pesar de que el total de migrantes mexicanos ha disminuido de 12,42 millones en 2010 a 11,19 en 2020 —con 97% en Estados Unidos—. Es también un punto de llegada: en los últimos veinte años, la población inmigrante en territorio mexicano aumentó un 123%.

La OIM realizó este martes un acto público en el que analizó el panorama migratorio en mexico, tendencias en el movimiento humano en todo el país y estrategias para abordarlo. La organización ha aprovechado para presentar su línea de trabajo a seguir durante 2023, estructurada en torno a tres ejes: “resiliencia”, “abordar los factores adversos de la migración”, factores como la pobreza, la violencia o la desigualdad; “movilidad”, “facilitar formas de migración segura, ordenada, digna y regular”; y “acciones para fortalecer la buena gobernanza migratoria en México y apoyar al gobierno del país en el cumplimiento de sus compromisos establecidos en los marcos nacional, regional y global”. México ha firmado varios tratados internacionales para enfrentar el desafío de los procesos migratorios.

2022 fue el año con mayor número de detenciones de migrantes en tránsito por México en situación “irregular”: 444,439 detenciones, 44% más que el año anterior. El perfil migratorio está cambiando. Los países del triángulo norte de Centroamérica (Honduras, El Salvador y Guatemala) ya no son los únicos en expulsar a su población. Ahora hay que agregar “niveles sin precedentes de migrantes que llegan por tierra a México cruzando por Centroamérica desde la República Bolivariana de Venezuela, Cuba, Nicaragua, Colombia, Ecuador, Haití, o incluso desde países de África, Asia y Europa (incluyendo Rusia y Ucrania)”, se lee en una declaración de la OIM.

De hecho, los venezolanos han sido la nacionalidad más interceptada por las autoridades migratorias mexicanas en 2022, con 97.078 detenciones; 2.127% más que el año anterior. Le siguen en la lista hondureños, guatemaltecos, cubanos y nicaragüenses. “El deterioro de las condiciones socioeconómicas y políticas en Nicaragua y Cuba ha provocado también un aumento en el número de personas que han salido de estos países, con casi 36 000 eventos de personas nicaragüenses y más de 38 000 eventos de personas cubanas en situación migratoria irregular registrado. por la autoridad migratoria mexicana durante los primeros 11 meses de 2022″, amplía uno de los informes presentados por la OIM.

Migrantes venezolanos hacen fila para recibir alimentos frente a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, en la Ciudad de México, el 21 de octubre de 2022. nayeli cruz

La variación en los países de origen no es la única mutación que están sufriendo los procesos migratorios que atraviesan México. La OIM ha destacado que la imagen de un joven soltero que intenta encontrar una vida al otro lado de la frontera está cambiando lentamente. “Dentro de estos flujos se encuentran un gran número de mujeres (incluyendo mujeres embarazadas y lactantes), niñas, niños y adolescentes (NNA), incluyendo NNA separadas y no acompañadas, indígenas, personas con algún tipo de discapacidad y enfermedades crónicas, lesbianas, gays , bisexuales, transgénero, queer y más (LGBTQ+) y otras poblaciones que a menudo enfrentan situaciones de vulnerabilidad”, ha señalado la institución. En 2022, la migración en México estuvo compuesta por 61% hombres, 23% mujeres, 9% niños y 7% niñas, según la clasificación de la organización.

La migración en México no puede entenderse sin la omnipresente supervisión de Estados Unidos hacia el norte. Los cambios en las políticas del país vecino han causado “impactos significativos en la situación migratoria en México y en toda la región”, dice la OIM. La organización menciona especialmente el Título 42, una controvertida regulación establecida por el expresidente Donald Trump durante la pandemia del coronavirus. La medida, bajo la excusa de la prevención sanitaria, en la práctica posibilita expulsar a los migrantes que llegan irregularmente a territorio estadounidense. A pesar de que el actual presidente, Joe Biden, ha intentado en varias ocasiones derogarla, se ha encontrado en reiteradas ocasiones con negativas de los tribunales.

Biden dio a conocer la semana pasada una nueva medida que busca contener la migración irregular y que establece que solo las personas que soliciten asilo estadounidense desde sus países de origen podrán cruzar la frontera. La norma ha generado la indignación de las organizaciones defensoras de los derechos humanos y recuerda al programa permanecer en mexico, que permite que personas de otras nacionalidades sean devueltas a México mientras esperan una resolución de las autoridades estadounidenses sobre su solicitud de asilo. Biden ya planteó a principios de enero otra forma de reducir la afluencia en las fronteras y admitir cada mes a 30.000 ciudadanos de Venezuela, Nicaragua, Cuba y Haití que tienen un “patrocinador” en Estados Unidos.

Desde marzo de 2020 hasta el 31 de diciembre de 2022, Estados Unidos realizó 2.548.284 deportaciones bajo el Título 42 y otras 2.539.990 expulsiones bajo el Título 8, otra norma similar. Solo en 2022, la policía fronteriza de EE. UU. realizó 2,578,184 arrestos de migrantes: el 31%, el número más alto, eran mexicanos. “Al igual que en el caso de los encuentros registrados por las autoridades migratorias mexicanas, la cantidad de encuentros registrados por las autoridades estadounidenses en la frontera sur del país a nivel anual alcanzó niveles históricos en 2022”, explica la OIM. México, por su parte, registró 106.008 expulsiones en 2022, un 19 % menos que el año anterior. La OIM también ha señalado el importante papel de las remesas, que en 2022 registraron las cifras más altas “jamás registradas en México, llegando a más de 58 billones de dólares, según datos del Banco de México”.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país