Objeción de conciencia: qué es y en qué consiste la reforma de la legislación sanitaria en México
Una clínica de abortos en Oaxaca, México, en octubre de 2022.María Alférez (AP)

La Cámara de Diputados aprobó, con 304 votos a favor y 110 en contra, la reforma a la Ley General de Salud en materia de objeción de conciencia. La iniciativa modifica el artículo 10 bis y permite al personal sanitario ejercer el derecho a abstenerse de realizar cualquier práctica médica que atente contra su moral. Las agencias a nivel federal, estatal y municipal, así como el sector privado, deben garantizar el cumplimiento de la ley sin comprometer la salud de las personas que necesitan atención médica.

La iniciativa, enviada al Senado para su análisis y aprobación, ha generado posiciones contrarias y favorables. En mayo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) emitió un fallo señalando que el derecho a la objeción de conciencia “resulta en una restricción al ejercicio de otros derechos como la protección de la salud y el acceso a los servicios de salud”. Sin embargo, precisó que la posibilidad de oponerse a la aplicación de tratamientos médicos “es una expresión del derecho a la libertad de conciencia y de religión y debe ser reconocida como tal”.

¿Qué es la objeción de conciencia?

La objeción de conciencia en medicina se produce cuando un profesional de la salud, médico o personal de enfermería, se niega a aplicar determinados tratamientos debido a creencias éticas, morales o religiosas. Es la “negativa a realizar actos o servicios que apelen a razones éticas o religiosas”, según la Real Academia de la Lengua Española.

¿Qué dice la Ley General de Salud sobre la objeción de conciencia?

La iniciativa de reforma a la Ley General de Salud modifica el texto actual del artículo 10 bis y suma diez artículos para regular la objeción de conciencia en México. “Por objeción de conciencia, a los efectos de esta ley, se entiende el derecho individual que tienen los profesionales médicos y de enfermería adscritos al Sistema Nacional de Salud a eximirse de la realización de un acto médico legalmente reconocido y legalmente exigible, por considerarlo incompatible”. con las propias creencias religiosas, principios morales o conciencia ética”, se lee en el documento.

El personal de salud deberá demostrar ante la institución donde presta servicios su intención de ejercer el derecho a la objeción de conciencia. La ley obliga al Ministerio de Salud, así como a todas las instituciones de seguridad social, gobernaciones, municipios y entidades privadas a contar con personal no objetivo que garantice la atención médica. Los organismos de salud deberán establecer mecanismos para que el personal decida si ejerce o no la objeción de conciencia. La Ley General de Protección de Datos deberá cuidar la información obtenida por el personal del Sistema Nacional de Salud.

¿Cuándo no procede la objeción de conciencia?

La reforma prevé tres escenarios en los que no se aplicará la objeción de conciencia: cuando esté en riesgo la vida del paciente; en casos de emergencia médica y cuando implique cualquier tipo de daño evitable para la persona en tratamiento. Además, no procederá en los siguientes casos:

  • Falta de personal
  • Si la negación produce consecuencias en el paciente
  • Cuando prolonga el sufrimiento del paciente.
  • Cuando no exista una alternativa viable y accesible para prestar el servicio

Polémica por la nueva reforma de la Ley General de Salud

De ser aprobada en el Senado, la reforma obligaría a las instituciones de salud a desarrollar un mecanismo a través del cual el personal médico y de enfermería pueda expresar su interés en ejercer la objeción de conciencia. Esto clasificaría a los trabajadores como objetores o no objetores. Esta medida, prevista en el artículo 10 de la reforma, se ha convertido en foco de críticas.

Según el exministro de Salud, José Narro Robles, la disposición podría criminalizar a los trabajadores del sector: “Sé que son temas delicados, así que tratémoslos con sensibilidad, con información abierta, con análisis, escuchando a los trabajadores de la salud. “.

Durante el debate sobre la reforma a la Ley General de Salud, el diputado del Partido Acción Nacional (PAN), Éctor Jaime Ramírez Barba, afirmó que la sentencia pretende criminalizar al personal de salud y responsabilizarlo por la demora en el servicio de las instituciones. como la seguridad social.

En los próximos días la iniciativa llegará al Senado de la República donde se decidirá su aprobación. De publicarse en el Diario Oficial, el Ministerio de Salud tendrá hasta 180 días para establecer los lineamientos y decidir el mecanismo a través del cual los médicos y enfermeras podrán decidir ejercer o no el derecho a la objeción de conciencia.

Registrate aquí al boletín de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país