Viajes en helicóptero, ‘selfies’ en la Huasteca y oferta de 50 propiedades: así fueron las negociaciones de Musk en México

Un virus mil veces más delgado que un cabello ha llevado a un proyecto de más de 6,000 millones de dólares en el Estado de Nuevo León. El bloqueo en las cadenas de suministro entre México y Estados Unidos derivado de la pandemia fue el comienzo para que el hombre más rico del planeta, Elon Musk, considerara al país como sede de su nueva megaplanta de autos eléctricos Tesla. La historia se remonta a finales de 2021, cuando el multimillonario llamó de urgencia al canciller, Marcelo Ebrard, para pedirle que reactivara las 127 fábricas mexicanas que tenían algún abastecimiento con su empresa y que, en ese momento, estaban paralizadas por la sanidad. crisis. . Ese enlace sirvió al gobierno federal para conocer de primera mano las ideas de Musk en el exterior.

A partir de ese momento, dice la subsecretaria de Asuntos Multilaterales de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Martha Delgado, se comenzó a trabajar en una propuesta para el corporativo Tesla. La iniciativa finalmente se oficializó en febrero de 2022. “El Ministerio de Relaciones Exteriores realizó un marcaje personal, un acompañamiento directo a la empresa para brindar asesoría y orientación legal en la exploración Qué hiciste. Los llevamos a cinco estados, Estado de México, Querétaro, Puebla, Hidalgo y Nuevo León. Tenían unos criterios, unas condiciones muy específicas para la planta y las estaban analizando en cada uno de los terrenos, revisaron por lo menos 50 propiedades”, detalla el funcionario federal.

En sintonía con el gobierno federal, cada uno de los estados le presentó al multimillonario las bonanzas y atractivos de sus entidades para tratar de convencerlo. En el caso de Nuevo León, el gobernador Samuel García ha dado a conocer que el primer contacto se dio durante una visita que realizaron a Texas. En segundo lugar, el presidente ha afirmado que la cercanía previa que su equipo de Economía tenía con algunos directivos de Tesla les permitía un acceso directo para enviarles información económica y demográfica sobre las zonas industriales del Estado. Héctor Tijerina, director ejecutivo de la asociación Invest Monterrey, refiere que el verano pasado ayudaron al gobierno local con datos del Estado para llamar la atención de Tesla. “Querían saber las zonas industriales, el ecosistema de las universidades, el costo promedio de la tierra, los salarios promedio para diferentes tipos de cargos, desde operadores hasta gerentes generales, datos económicos, demográficos y temas de calidad de vida”, precisó.

Tijerina, quien trabajó durante 10 años en la Secretaría de Economía del estado, agrega que la ubicación geográfica de Nuevo León es una ventaja que otras entidades no pueden igualar. “Estamos a 600 kilómetros, como a seis horas entre Monterrey y Texas, eso es muy atractivo para Tesla, de esta forma están creando un corredor donde van a tener toda su cadena de suministro abasteciendo a ambas plantas, sus proveedores solo tienen que montó una operación en la zona para poder abastecer tanto a Tesla en Austin como a Tesla en Monterrey”, menciona. Además, refiere, Nuevo León cuenta con tranquilidad laboral, productividad y un ecosistema de universidades atractivas para el tipo de perfil laboral que requiere la empresa, y Santa Catarina está a pocos kilómetros de San Pedro, que es el municipio de la ciudad con la nivel socioeconómico más alto y con la mejor calidad de vida del Estado.

El director de Invest Monterrey admite que aunque colaboraron en la primera fase de este proceso, las negociaciones con los directivos de Tesla siempre las llevó a cabo el Gobierno del Estado, que fue el que finalmente invitó al multimillonario a la entidad en octubre pasado para conocer el terreno, las zonas industriales y las facilidades logísticas que ofrecían. Respecto a esta visita, el gobernador dijo a EL PAÍS en una entrevista anterior que fue en esta reunión donde el también dueño de Twitter acabó convenciéndose de que su próxima fábrica estaba domiciliada en el municipio de Santa Catarina. Un viaje en helicóptero sobre la Huasteca bastó para que el millonario sacara su celular y comenzara a tomar autofotos “Frente a nosotros (Musk) le dijo a su jefe de obra: ‘Quiero la planta aquí’. No se planteaba bajar al campo y nos hizo bajar, lo vio, le gustó, le gustó la montaña, ahí lo vi muy convencido”, cuenta García a EL PAÍS.

La decisión fue tomada. Luego de más de 14 meses de trabajo tanto del gobierno federal como del estatal, el hombre más rico del mundo apostó por Santa Catarina para instalar en 1.600 hectáreas una fábrica de tres pisos donde se producirán un millón de autos al año. En perspectiva, el subsecretario federal, Delgado, advierte que el municipio y México ganaron el ansiado proyecto que buscaban otros países por tres factores: la red de tratados de libre comercio que tiene el país, la cercanía con Estados Unidos y por tanto con los enclaves productivos de Musk en territorio norteamericano y finalmente, por la calidad de la mano de obra de los ingenieros mexicanos.

Los detalles sobre el paquete de incentivos aún se están negociando a puerta cerrada. El gobernador García ha señalado brevemente que la empresa hará sus requerimientos en las próximas semanas ya partir de entonces el Gobierno rechazará o aceptará su propuesta, hasta llegar a un memorando final. De parte del gobierno federal, Delgado ha asegurado que Tesla no pidió incentivos extra, sin embargo, otros beneficios están sobre la mesa para la planta de baterías eléctricas que busca aterrizar en el país. “Desde el gobierno federal no tienen incentivos adicionales a los que tiene cualquier otra empresa en México. De hecho, no los buscaron. Más bien, para la otra planta que les interesa instalar en el país de las baterías, ahí sí necesitamos un esquema muy inteligente porque en Estados Unidos las plantas de baterías eléctricas tienen subsidios enormes y en México no tenemos eso y la situación actual no es competitivo. . Aquí necesitamos aprovechar algún incentivo fiscal que pueda hacer competitiva la fabricación de baterías eléctricas en México”, explica.

Musk ya anunció su primera megainversión en Santa Catarina, sin embargo, la cartera de proyectos que persigue el gobierno federal va mucho más allá de los primeros 6.000 millones de dólares que serán desembolsados ​​en esta megacentral. El Subsecretario de Relaciones Exteriores precisa que aún está en trámite la construcción de una planta de baterías eléctricas no solo para autos Tesla, sino también para autos de otras marcas; un centro de tecnología aeroespacial en el corredor transístmico —área del Istmo de Tehuantepec— así como una colaboración científica y tecnológica para la refinación de litio en Sonora. El funcionario indica que seguirán teniendo reuniones con el equipo directivo de Tesla en los próximos días para evaluar estas ofertas. Delgado estima que, en el mejor de los escenarios, esta cartera adicional estaría valorada en unos 5.000 millones de dólares.

En vísperas de que Musk oficializara su decisión de invertir en Nuevo León, el proyecto no fue ajeno a la turbulencia política marcada por el interés del presidente López Obrador de que el millonario considerara las opciones para el centro del país. El mandatario amenazó con no otorgar los permisos si el proyecto aterrizaba en Nuevo León, sin embargo, la polémica se saldó tras un par de videollamadas entre Musk y el Ejecutivo. Tras esas llamadas, el presidente indicó que se llegó a un acuerdo con la corporación e incluso agradeció a Musk por su llegada al país.

Con la ambiciosa meta de producir 20 millones de autos eléctricos al año para el 2030 a precios rentables sobre sus hombros, Musk ha tomado una decisión definitiva a favor de Nuevo León. En la hoja de ruta de Tesla para el futuro, las tierras altas de Santa Catarina ahora aparecen en el mapa.

Suscríbete aquí hacia Boletin informativo de EL PAÍS México y recibe toda la información clave de la actualidad de este país